LA MEJOR PELÍCULA DEL SIGLO XXI

Viajando ves la vida como un presentador en off, como un espectador de una película, la mejor película del siglo XXI y probablemente de la historia. La historia de la humanidad y la historia de tu vida. Viajando se ve el mundo desde otro lado, desde el lado de los que están haciendo cosas y a la vez de los que observan.

Haz algo

En la película de tu vida viajar te hace darte cuenta que mientras tú estás observando todo el mundo está haciendo algo. Es como alguien diciéndote espabila, deja de creerte todas aquellas historias de éxito que ponen en la tele en la que de la noche a la mañana te conviertes en una estrella del pop y empieza a construir tu mundo.

Y de golpe empiezas a crear

Ya no te vale una vida de sueños, ahora te vale una vida de verdad. Una vida de esfuerzo, pero no un esfuerzo banal, se trata de un esfuerzo por construirte una vida digna una vida real en la que tu eres el protagonista y no el observador.

YO NO PUEDO DEJARLO TODO E IRME

Creo que lo más duro de los no puedo son los no lo pruebo, es decir, no soy de los que cree que si quieres puedes porque obviamente hay muchas cosas que por mucho que quieras no podrás hacer. Aun así me gusta dar oportunidades y de hecho por eso llame a mi proyecto Viajando Sin Planes, no se trata tanto de no saber donde voy a dormir mañana sino más bien de vivir sin planes, de ir probando, de dejar que la vida te lleve.

La vida viajera no es para mi

A veces parece que al otro lado de la vida de 8 a 5 solo exista el abismo y no es realmente así. Yo no te digo tiralo todo a la basura y vete vivir la vida locamente hasta que no te quede ni una gota de oxígeno que respirar, ni mucho menos. Te estoy diciendo prueba, intenta vivir otra vida, no tiene porque ser la tuya, ni siquiera tiene que gustarte pero pruébala porque si no lo haces nunca vas a saber si esa vida es para ti.

Si crees que es imposible, lo será

Es cierto, existen muchas cosas imposibles pero des de luego acabar con un trabajo poco prometedor, una vida bastante rutinaria y una libertad que no sabemos en que utilizar que no sea en gastar dinero no parece de aquellas cosas que son imposibles. No me parece muy imposible comprarse un vuelo e irse a dar una vuelta por el mundo, ni siquiera tienes que saber cuando volverás, como si vuelves al cabo de un mes. Date la libertad de viajar sin planes y ver que pasa, tu casa siempre estará allí.

En la publicación ¿Qué te parece dejarlo todo atado e irte a viajar por el mundo? cuento como fue ese proceso para mí.

LO SIMPLE DE LA VIDA SOLO SE VE SI VIAJAS

“Viajando aprendí que no necesitaba de ninguno de los privilegios de la vida occidental para ser feliz, más al contrario necesitaba despojarme de ellos”

Quizá era tan simple como eso, salir, ver mundo, hablar con personas que viven diferente a mí. ¿Claro cómo iba a entender eso en mi casa? Rodeado de la misma gente, a menudo rodeado de el mismo pensamiento, los mismos gustos y las mismas necesidades personales.

¿Qué me falta?

A menudo me preguntaba eso, bueno probablemente a menudo me lo sigo preguntando y creo que es lo que me hace avanzar. Estaba claro que en mi casa me faltaba algo y no, no era mi “media naranja” me faltaba entender porqué mi vida era así y no aceptarla de por sí.

Viajando entendí

Viajando entendí que la vida no se formaba solo de una carrera profesional, de un montón de objetivos vitales encarados a aumentar tu poder adquisitivo y una borrachera cada dos o un sábado. La vida tenía algo más y era mucho más simple que eso, la vida tenía una esencia que descubrí viajando pero que me enseñaron aquellos que vivían en los lugares que visitaba.

La vida era más simple

Yo iba con los tópicos occidentales en mi cabeza del estilo “son tan pobres y aun así sonríen”, parecía una relación causa efecto, pero en realidad la única causa efecto que había en esa frase era mi ignorancia para creer que esa fuera la razón. No tenía nada que ver, no eran pobres, no son pobres, viven simplemente y viceversa.

La vida es más simple

Eso es lo que aprendí, daba igual cuanto dinero tuvieras si aprendías que la vida era disfrutar de aquello que te rodeaba, compartir con las personas que te acompañan indistintamente del color, proveniencia, problemas mentales o sociales que tuvieran. Todo el mundo estaba incluido en esa vida, desde el más pobre hasta el más rico, desde el más “normal” hasta el más “extraño”, no había maldad y eso a día de hoy es lo que aprendí y lo que intento enseñarme cada día.

REMOVER TUS CIMIENTOS

No sé cuantas veces renegué de todo lo espiritual, me reí del yoga o me burlé de todo lo que tuviera que ver con encontrar la paz interior. Aun a día de hoy no practico yoga, ni creo en esa gente que súbitamente se ven iluminados o guiados por religiones como el budismo. Sin embargo, es cierto que esconden algo. Detrás de todo ese manto de control de la población e hipocresía que todas las religiones hasta este siglo han mantenido, el budismo en su más pura esencia y creo que lo relata muy bien y dándole un aproche muy actual y científico Karen Armstrong en su novela “Buda: Una biografía” tiene una base muy diferente de la que podemos aprender en nuestra vida diaria.

No te quiero descubrir el Budismo

Karen Amstrong premio nobel lo puede hacer mejor que yo, sin embargo viajar te hace descubrir tu parte más interior y espiritual. Viajando y especialmente viajando solo, te encuentras frente a ti, horas y horas y horas. Estás horas más que ser aburridas son para ti, para descubrirte interiormente, para pensar todo aquello que en nuestra ajetreada vida moderna no nos da tiempo a pensar.

Un nuevo mundo

¿Cuántas preguntas evitamos?¿Cuantas dudas existenciales directamente borramos de nuestra mente tal y como llegan? Me acuerdo de una conversación que tuve con un chico recién llegado de estados unidos, él conversaba conmigo y otros viajeros y hablaba sobre cuál era la razón de la existencia humana. A mí siempre me gusta ponerle puntos a las is y le pregunté -¿Te has preguntado si existimos?- Vale hay que reconocer que la pregunta es casi inútil de lo imposible que es de contestar, pero la respuesta fue lo más interesante -Bueno pero eso es demasiado- Fue una evasiva como diciendo no quiero preguntarme eso porqué podría remover mis cimientos.

Los cimientos

El ejemplo es exagerado pero creo que llega al punto dónde se mezclan lo espiritual, lo vital y la realidad científica y tecnológica en la que vivimos. Hay que remover nuestros cimientos, viajar los remueve, conocer nuevas culturas, nuevas religiones los remueve. El budismo removió mis cimientos y los de mucha gente o quizá el error es considerarnos un sólido edificio de cemento antes que una estructura moldeable que se va adaptando a la vida.

¿Viajar para cuestionárselo todo?

El punto final no es encontrar la iluminación como Gautama hizo, sino hacer lo que él hizo para acabar descubriendo que ese era su camino. Vivir todas las vidas posibles, encontrarse con su yo verdadero y alcanzar su paz aquella que el llamo nirvana y que para uno puede ser algo diferente. Viajar es probablemente la manera más clara de poder vivir todas esas vidas, viajar es darte la oportunidad de vivir como quieras.

VIVIR VIAJANDO

Vivir viajando no es una decisión que se tome un día de golpe, cuando compras tu billete y te vas. Vivir viajando es una decisión que se toma cada día. Por eso viajo sin planes, porque es la única manera de vivir viajando.

¿Cuantos quisieron y no lo hicieron?

Es complicado decir cuando realmente empecé a viajar, pero en todo este tiempo he conocido a tantos/as viajeros/as que prometieron su vuelta y tuvieron que volver a pesar de que obviamente su corazón les pedía continuar. Esa situación no dura mucho, yo también la viví a medio camino de Santiago cuando me tuve que volver para seguir trabajando. Solo fue un alto en el camino, un año más tarde cogí el billete para Asia y me fui pues obviamente era adicto a ese estilo de vida.

Viajar es adictivo pero hasta cuando

Viajar es adictivo, pero también tiene sus pausas. Vivir viajando significa pararse y evaluar como conjugar tu vida real y tu vida viajera ¿o puedes hacer de tu vida viajera y tu vida real una misma conjugación?

No hay una receta mágica pero seguro que si no coges tu vuelo y te vas, nunca sabrás si las puedes conjugar. De eso se trata, empiezas a viajar y lo que sea que este por venir vendrá…

Lectores y oyentes

La inspiración de esta publicación viene de los mensajes de los lectores de este blog. No dudes en escribirme, vuestras dudas son también mi inspiración.