HABLEMOS DE CAMBIAR EL MUNDO

No se trata de un lema político para solucionar el problema Catalunya-España, ni el eslogan publicitario de un banco que te echa a hostias de tu casa si no puedes pagar. Se trata de lo que descubrí viajando y que en realidad todos queremos y necesitamos hacer, hablar.

Queremos hablar

Queremos hablar de nosotros, de nuestro futuro, de nuestra vida, de nuestros sentimientos de la humanidad, del mundo y en general de todo aquello que nos es común como personas. Queremos descubrirnos y cuestionarnos, explorarnos y perdernos, queremos hablar de ti, de mi y de todo.

Conversaciones viajeras y no viajeras

Yo pensaba que lo de hablar de todo eso solo era cosa de viajeros pero en realidad no lo es. Es cosa de todos aquellos que se han liberado de las trabas sociales. De solo hablar de alcohol, hombres y mujeres, de fiesta. Se trata de aquellas conversaciones que teníamos cuando queríamos cambiar el mundo, como si aun no lo quisiéramos.

Viajando vuelve el revolucionario que hay en ti

No se si fue el libro Diarios de motocicleta del Che Guevara que un día cayó en mis manos o la obvia desigualdad que existe entre aquellos que hemos nacido donde lo tenemos todo y aquellos que ves viviendo entre todas las miserias que el mundo occidental no quiere ver. No se trata de volverse comunista (el comunismo y el capitalismo están acabados por una simple razón, se crearon para un sistema político y económico que no consideraba la que probablemente sea la mayor revolución de la humanidad, la revolución tecnológica). Se trata de volvernos más humanos, de cambiar el mundo entre todos y no entre jeques, reyes y algún que otro presidente loco mediocráticamente elegido.

Hablemos

Hablemos de lo que nos une, hablemos en el bar o hagámoslo tomando un mate, expresemos nuestros sueños y nuestras dudas más personales y si no te atreves a hacerlo en tu casa, viajemos…

EL SECRETO DE CÓMO DEJARLO TODO Y VIAJAR POR EL MUNDO

“Viajar es darte la oportunidad a ti mismo de ser como en realidad eres”

Jorge de Te dibujo

Si lo hubiera sabido antes no hubiera tardado tanto en decidirme, si hubiera sabido que lo más complicado de todo era simplemente comprar un puto billete de avión, ya lo hubiera comprado un año antes de el día en que lo compré. Tardé dos años en irme de viaje, yo ya sabía que me iba a ir pero antes tuve que derrumbar todos los muros que el sistema y la sociedad en que nací me impuso.

¿Cuántos miedos me habían impuesto? ¿Cuántas veces me habían contado que vivía en el mejor sitio posible, en el lugar más seguro del mundo, en la sociedad más avanzada del mundo y un sinfín de seguridades y virtudes que no iba a encontrar en ningún otro sitio?

A veces hubiera deseado nacer en otro sitio, en el que hubiera algún problema, en el que no todo fuera perfecto, en el que da igual lo que fuera pero que hubiera algo que hiciera saltar la chispa del “¡CAMBIA TU VIDA!” algo que me diera un empujón para hacer algo diferente.

-“ ¡A tomar por culo!, el empujón ya me lo doy yo ¿Pero qué hago? ”- O más bien la pregunta sería – “¿Qué quieres hacer?” – eso lo sé –“Quiero cambiar mi vida, quiero irme a un sitio dónde pueda vivir haciendo cada día algo diferente, quiero ver, escuchar, aprender otras formas de vivir, en definitiva quiero empaparme de vida y ver si en ella encuentro lo que sea que haya venido hacer en ella. ¿Te vienes?”.

“Rompe con todo, cómprate tu billete, comenta que día te vas en tu trabajo y vamos a viajar…”me lo dije a mi y hoy llevo más de un año viajando y sin fecha de vuelta, te lo digo a ti para que empieces hoy, guárdate este blog. ¡Vamos a cambiar el mundo, ¿cómo? Cambiándonos a nosotros mismos! –

Inspiración del podcast sobre romper con todo e irse.

¿Has tomado ya la decisión?¿Qué te falta para decidirte? Cuéntamelo aquí abajo.