EL DÍA QUE BUDA LO DEJO TODO Y SE FUE DE VIAJE

El otro día en la cuenta de Instagram de Viajando Sin Planes contaba unas cuantas curiosidades sobre Buda y es que Siddhartha Gautama antes de convertirse en Buda fue un viajero.

Siddharta lo probó todo

Él nació en el seno de una familia rica, obvio si no no hubiera sido famoso, pero la realidad es que Siddhartha se fue a viajar a descubrir mundo. Antes de encontrarse a si mismo, Siddhartha fue un fiestero, probó y vivió todas las vidas que se podían vivir.

Lo que quiero decir

Viajar es un poco eso, no es tanto irse a encontrar la paz interior sino más bien irse a probar todas las vidas que podríamos vivir. Viajar es ir a probarse y descubrirse, no hay que ir mucho tiempo, ni muy poco, simplemente se trata de ir a ver la vida para ver que vida es mejor para ti.

MI PAÍS ES MEJOR QUE EL TUYO

No falla, viajas por el mundo y todos creen que su país es el mejor. Los franceses creen que su comida es la mejor, los argentinos que su té es el mejor, los españoles que su vino es el mejor, los alemanes que su cerveza es la mejor y así podríamos llevarnos un largo etcétera de países y cosas en lo que son los mejores.

El onanismo occidental

No me canso de escuchar lo bueno que es el país de cada uno y no creo que sea culpa nuestra sino de ese onanismo occidental que nos hace identificarnos en términos de mejores y peores. Yo creo que lo mejor que he aprendido de viajar es que mi país no es mejor que ningún otro sino que cada país y cada persona es diferente y hay que saber apreciarla.

Viajar te hace humano

No sabría muy bien como definir ese sentimiento pero lo llamaría nacionalismo común. Todas las naciones, todas las personas son únicas e impresionantes siempre que permitan vivir a los otros. Así que si, tu país es el mejor pero ver otros países te hace descubrir que todos los otros países también son los mejores.