Press "Enter" to skip to content

CUÁNDO LA LUNA BAJÓ A LA TIERRA «EL PODER»

Ojalá cierre pronto pensé por primera vez desde que empecé a trabajar en el pequeño pueblo minero de Clermont. O tarde que más da, aquí todos los momentos son para mi, todo el tiempo es de mi propiedad. ¿Será que esa es la gran apuesta del neo-liberalismo, hacernos sentir que perdemos el tiempo cuando en realidad nos sobra? No se, pero ya he dado tres giros más de la cuenta con mi bicicleta para hacer el camino a casa más largo. No, no hablo de hoy, ni de ayer, ni de pasado hablo de todos ellos.

LAS LUNAS DE CLERMONT

Cada día, desde que compré aquella bicicleta de segunda mano sueño con este momento. A veces la luna está rojiza, inmensa, como deleitándose en sus curvas. Otras brilla, brilla tan fuerte que las farolas de la calle principal parecen haberse convertido en simples bombillas de decoración. Los pájaros interrumpen sus anhelados sueños como si en su misión vital estuviera romper la paz nocturna para dar un toque de tenebrosidad al momento y el traqueteo de las ruedas de mi bicicleta añaden una suave melodía al momento. Soy el último y eso me permite pasear sin mirar, observar sin pensar y hasta matarme sin que nadie hasta el día siguiente advierta tan fatal final.

¡QUÉ IMPORTANTE SOY!

¡Qué insignificante soy! Qué digo, ¡Qué importante soy! Soy el único, solo yo, en este momento soy capaz de apreciar este lugar, solo yo en 100 km a la redonda tengo ahora mismo el control de todo lo que pasa alrededor. ¿Es este el mayor poder que jamás he tenido? Es este a su vez, la mayor libertad entre humanos que jamás he sentido? Yo con el poder de cambiar absolutamente ninguna decisión, de ninguna vida que está a mi alrededor, yo con el poder de no perjudicar absolutamente ninguna vida de los que están a mi alrededor.

¿Por qué la gente entiende el poder en el sentido erróneo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Anima a otra gente a romper con todo !Comparte!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *