Press "Enter" to skip to content

LA PRIMERA SEMANA DE TRABAJO REMOTO

Es difícil describir como me siento en este trabajo remoto, me siento engañado, siento que no me contaron la verdad. Levantarse prepararte tu café, salir al jardín, si correcto jardín, y sentarte en tu sillón a disfrutar del aire, el sonido de los pájaros, el frescor de la mañana. Que ningún coche disturbe tu tranquilidad, ni ningún olor destroce la genuidad del día.

Era todo mentira

Nos mintieron, nos mintieron desde el principio, desde casa pero ahora en Australia lo han confirmado. Decían que claro en la ciudad había más trabajo, irónico o no en dos meses entre ciudades en Australia no encontré ningún trabajo pero de camino a Clermont las ofertas de trabajo salían por todas partes.

Nos engañaron y luego nos dijeron que la vida en la ciudad era mucho mejor que en el campo, que en los pueblos. Que los pueblos eran aburridos, llenos de viejos y sin nada que hacer. Lo mismo decían de este pequeño pueblo al que fui a trabajar.

La primera semana ha pasado

La primera semana de trabajo remoto ha pasado y lejos de los temores que todo el mundo (aún sin haber vivido la experiencia) me señaló, no paro de disfrutar de este lugar. No se que tendrá mi mirada que cada vez que miro a alguien me saluda, es casi como volver a Asia o quizá es que hubo gente que nunca dejó atrás esa vida tan humana, de saludar a todo el mundo, de sonreír por el simple hecho de volverte a ver por quincuagésima vez o de que todo el mundo recuerde tu nombre. Y yo engañado por las convenciones sociales tardé en encontrar ese secreto, pero creo que lo tengo, bueno todo el mundo cree saber la verdad pero en realidad esta solo es mi verdad y quizá para ti sea otra.

El trabajo remoto

Lo bonito de un trabajo es que te deja ver la vida desde otra perspectiva, te deja estar al otro lado de la sinceridad, al otro lado de la amabilidad, al otro lado de la casualidad. Ya lo se estoy detrás de una barra de un bar, oficio reservado para los menos agraciados en términos estudiantiles, pero a mi todas esas cosas ya no me importan y aprendo de cada una de esas experiencias, aunque esos aprendizajes quedarán para la próxima publicación.

Solo me queda darte las gracias y animarte a escuchar uno de mis nuevos podcasts si es que quieres saber más sobre Australia.

Apoya el podcast de Viajando Sin Planes y accede a todo el contenido anticipado, para más información envía un email a [email protected]

Anima a otra gente a romper con todo !Comparte!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *