Blog para romper con todo

CONFIRMADO, EN OCCIDENTE TODO SIGUE IGUAL DINERO, PELIS, DROGAS Y FINGIR

Cualquiera diría que no ha pasado el tiempo, que no he cambiado o que ni siquiera cumplí lo que me prometí. Llegar a Australia ha sido un jarro de agua fría, iluso de mí pensé que aquí las cosas serían diferentes pero… Tres días ya son suficiente para ver una sociedad que esta obcecada en hacer dinero, ver películas y drogarse.

Dónde quedó?

Dónde ha quedado la amabilidad asiática y la hospitalidad y ¿Te ayudo? Búscate la vida o nadie lo hará por ti, claro lo triste de esto no es que quieras que te lo hagan todo sino más bien que cada uno va a su bola mirando con recelo y cautela al otro.

La vida que voy a vivir

Sin embargo y aunque el mundo siga obcecado en esta aburridísima vida sin sentido, véase aquí porque se están todo el día drogando o maquillando la realidad en Instagram. Yo no pienso vivir así.

Conversación de ayer con Joel

-¿Te apetece hacer el tour gratis de la ciudad de Perth?-

-Quizá luego me paso- Obviamente no pasó.

Conversación con Om

-Voy a correr a king’s park ¿te apetece venirte?-

-No tengo zapatillas- Claro para trabajar y beber no hacen falta zapatillas de deporte.

Si todo sigue igual, nadie hace nada, absolutamente nada, como si no hubiera nada más que hacer en la vida que ganar dinero, ver películas y emborracharse. Sabéis y dejé de beber, no porqué no me gustará, sino porqué no me gusta el tipo de actitud que propicia. A mí me da igual beber, pero el día siguiente me levanto y sigo viviendo mi vida. La gente se tira todo el día diciendo que no hay tiempo para vivir y luego la mitad de su tiempo libre se lo pasan haciendo de vegetal.

Yo solo

Yo quiero vivir una vida en que cada día sea una aventura, en que los planes se sucedan un día tras otro. El problema es que antes no sabía que esta vida existía, pero ahora si que lo sé, existe y de momento entre otros lugares la he encontrado en Asia, pero lo mejor es que me he encontrado a mi mismo y me da igual que el resto vaya a de cabeza al precipicio. Yo sigo saludando, dando las gracias, proponiendo planes e yéndome solo a explorar cualquier lugar. ¿Me acompañas? No. Ningún problema lo hago yo que para disfrutar no necesito de nadie más que de mí.

Muchas gracias por leerme

Hola viajero/a, si tú también crees que hay otra manera de vivir la vida comparte este texto y de paso cuéntame que cambió en tu mentalidad en tu primer viaje. Saludos de Will Luna

Anima a otra gente a romper con todo !Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *