Blog para romper con todo

VIVIR VIAJANDO, EL MODO DE VIDA MÁS SOSTENIBLE

Hace tiempo que empecé a viajar, pero no tanto que me di cuenta que vivir viajando es el modo de vida más sostenible. Esto no se trata de un estudio científico, ni de una comparativa a ver que vida es mejor. Simplemente es una explicación de mi experiencia viajera y como mi consumo de bienes innecesarios se ha reducido prácticamente a 0.

Cuando quería un reloj inteligente

De hecho lo uso bastante, justo antes de irme de viaje me compré un reloj inteligente. Hacía muchísimo que lo quería. Había entrado en esa dinámica en la que obviamente, como trabajaba y tenía dinero fresco cada mes, a la que se me antojaba algo me dedicaba a ver videos de YouTube (patrocinados todos) para acabarme de convencer de que eso era lo que necesitaba. Esa gente ha estudiado mucho marketing como para no «colártela». Lo que pasa que quizá se han olvidado de la definición del marketing:

«El marketing analiza la gestión comercial de las empresas con el objetivo de captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades.»

No de crearles necesidades innecesarias.

El reloj inteligente

Le llaman inteligente como eufemismo de capitalismo de vigilancia. Bueno la cuestión viene a ser que a día de hoy sigo usando el reloj, pero como reloj, no lo uso para absolutamente nada más. ¿Qué hora es? Las 19:34. Hecho, eso es lo que necesito ver la hora.

Como estas mil más

Esto solo es un ejemplo de lo poco sostenible que es la vida occidental, trabajo de 8 a 5, para ahorrar o no dinero que luego voy a acabar gastando en cosas que no necesito mientras me quejo de lo dura que es la vida y de lo mucho que me cuesta llegar a fin de mes.

Vamos es como si una vaca se estuviera todo el día ordeñando para luego comprar leche y dársela a sus propias vacas. ¿Suena absurdo? Pues imaginate comprarte un móvil de 1300€ para hablar con una persona cuando lo puedes hacer cara a cara.

Vivir viajando, la vida más sotenible

Hace tiempo que no me compro camisetas, concretamente un año. Y pantalones, un año también. Y relojes inteligentes, 2 años (ante de salir de viaje). Y perfumes dos años también. Algunos argumentaran que si no consumes la economía no se mantiene, pero no he dejado de consumir en ningún momento, es más no paro de consumir pero solo los bienes que necesito (comida, bebida y alojamiento). Aunque bueno en alguna hamaca he dormido.

Lo que me faltaba ya no me falta

Hace tiempo que no necesito todos aquellos bienes materiales que me vendían por internet. Ni tampoco por televisión. De hecho la publicidad, como no esta dirigida a mí casi no afecta a mis acciones, a veces pensamos que la publicidad no nos afecta pero ¿por qué iban a gastar millones las empresas en ella si esta no funcionara?

Vivir una vida simple

Mi vida se ha simplificado e irónicamente he empezado a ser más feliz. Es cierto que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, lo que pasa que no sirve solo con ponerlo en Instagram, hay que aplicarlo. Y viajando se aplica prácticamente sin hacer nada.

Muchas gracias por leerme

Hola viajero/a, cual ha sido tu experiencia en cuanto al modo de vida viajero? Has conseguido una vida más sostenible?

Anima a otra gente a romper con todo !Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *