Blog de Will Luna

EL PRIMER, EL PEOR Y EL MEJOR DÍA DE MI VIAJE

¡Comparte! Agrandemos la comunidad viajera independiente

Hola viajero/a sin planes, ¿Cómo te va todo? Espero que bien, como ayer prometí te voy a hablar de el peor día de mi viaje, si me permites empiezo con el artículo de hoy:

El peor día fue también el primero

Hablaba con una seguidora de la cuenta de Instagram que estaba a punto de empezar su viaje y me comentaba sobre los momentos que estaba pasando justo antes de empezarlo. Eso me llevó a acordarme de el primer día de mi viaje, como si no lo tuviera presente…

Ho Chi Minh la ciudad del caos

Llegué a esta caótica ciudad, yo fiel a mis principios lo único que sabía de Ho Chi Minh es que había sido un político revolucionario que trajo el comunismo y la libertad a Vietnam, el resto era viaja sin planes. Tenía una reserva de dos noches de hostal, tampoco estoy loco, me iba a la otra punta del mundo por primera vez, almenos quería tener una cama asegurada.

Jet lag, polución, caos y calor

Llegué a Ho Chi Minh, ni en el más loco de mis sueños o imaginaciones me hubiera imaginado un lugar tal que así. Polución, pitos, calor asfixiante, millones de billones de motocicletas y un turista por cada millón de veitnamitas…

Físicamente estaba devastado

Los nervios y la excitación de mi primer vuelo transoceánico, sumado al hecho que iba con Singapur Airlines, que se considera, ahora me entero, una de las mejores compañías aéreas del mundo hicieron que no pudiera dormir o no quise, yo siempre he sido mucho de querer estar despierto para no perderme nada. El jet lag era peor que haberse ido a trabajar después de salir de fiesta, el calor y el ruido de la ciudad retumbaba en mi cabeza y yo solo podía pensar, si esto sigue así me vuelvo. ¿Cómo me iba a volver de mi viaje sin vuelo de vuelta al segundo día de empezarlo?

Ni siquiera tuve que esperar

Estaba medio moribundo en mi cama del hostal, encerrado entre cuatro paredes, casi deprimido pues no podía salir a la calle porqué hacía mucho calor, la comida me parecía demasiado extraña, además no podía ponerme a dormir o el jet lag se me alargaría más de una semana, lo puedo corroborar porqué me quedé dormido pero justo antes de eso llegó un viajero a mi habitación, me invito a salir con el resto de la gente del hostal, yo dije que si aunque más tarde caí redondo y no pude acudir a la cita.

Al día siguiente

Al día siguiente la vida era totalmente diferente, empecé a hablar con la gente de la recepción, hicimos buenas migas, además empecé a conocer a gente y acordamos salir a tomar una cerveza por la noche, empecé a viajar, todos mis miedos se habían ido de golpe, todo salía ya rodado como si lo de ayer hubiera sido solo un sueño.

Muchas gracias

Muchas gracias por leer este artículo, espero que te anime a viajar y si tienes alguna duda escríbela en los comentarios. Te invito a que apoyes Viajando Sin Planes suscribiéndote a los podcast exclusivos de Viajando Sin Planes, tu eres la barrera que me separa de el contenido patrocinado que abunda en todas las recomendaciones viajeras, en Viajando Sin Planes somos yo y tu, como en una conversación entre viajeros.


¡Comparte! Agrandemos la comunidad viajera independiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *