Blog para romper con todo

VIAJANDO TAMBIÉN HAY DÍAS DE MIERDA

Hola viajero/a sin planes, ¿Cómo te va todo? Si me permites empiezo con el artículo de hoy:

Días de mierda

No sé cuántos días de mierda habré vivido ya pero tengo un par muy marcados en mi memoria en concreto el primer día que llegué a Asia del que te hablaré en la publicación de mañana y uno que viví justo ayer. Quiero hablar del de ayer porque después de un año y medio viajando podría parecer que lo tengo todo por la mano y no es así, viajo sin planes y si bien nada es perfecto, mi viaje es como mi vida a veces va bien y otras me equivoco.

No aprendo de mis errores pero me da igual

Supongo que el no querer equivocarnos, el no sentir aquella rabia interior de cuando no te sale algo bien o aquél sentimiento de estupidez cuando por tercera vez pides un plato que no te gusta pero no lo sabes porque la carta está en vietnamita… Supongo que eso es lo que lleva a todo el mundo a empezar a buscar recomendaciones, a usar páginas como Tripadvisor o a comprobar en Google todos los sitios que visito no vaya a ser que tenga una mala puntuación y me lo pueda ahorrar. Pero a mí me gusta equivocarme…

Equivocarme me hace humano

Equivocarme me hace humano, me hace sentir que mi vida es tan real como la vida misma, me hace sentir rabia, pasión, frustración o alegría cuando encuentro un buen puestecito de comida como el que me he encontrado hoy antes de ir a tomar un té y escribir este artículo.

Mi día de mierda

Hace dos días alquilé una habitación en un condominio que vendría a ser como un hotel pero con rentas mensuales, a día de hoy estoy preparando el curso de inglés para irme a Australia y necesito estar un mes en Chiang Mai, Tailandia. Aparentemente la recepcionista del condominio no había tenido su mejor día, digo aparentemente porqué hace tres días que la veo y no parece que su motivación mejore. Pasé por alto ese comportamiento, supongo que si fuera de esas personas que exigen, se quejan y se indignan por todo hubiera organizado un buen «pitote» (creo que esta palabra debía estar de moda allá por el 1850, pero me gusta como suena) pero a mí ese tipo de vida me consume…

Me consume quejarme

Aunque sea europeo dónde quejarse es el deporte favorito de la gente, incluso más que el fútbol, a mí me consume quejarme… Me consume tener que exigir para que me den un trato correcto y adecuado a la situación, creo que el sistema está mal, no debería funcionar bajo la premisa «me quejo luego obtengo lo que quiero» sino más bien bajo «trato de hacer las cosas lo mejor que se y con la mejor predisposición posible y si más tarde aparece un problema lo intentaré solucionar»

Sigo con la historia

Así acabé en la habitación más calurosa del condominio, con un aire acondicionado del 1980 que consume al nivel de una nave espacial y además al día siguiente cuando pedí el cambio me comentaron que el coste era de 20€. Era un día de mierda, muy de mierda, iba a acabar pagando un 13% de lo que cuesta mi habitación de más por culpa de un servicio de mierda y además no tenía ninguna garantía de que la solución fuera mejor.

El final

Al final y después de muchas quejas me contactaron con la jefa, hablamos respetuosamente, cortésmente y le comenté la situación. Accedieron a descontarme 10€ de los 20 iniciales, aun así me ofreció un ventilador y pasar una noche más en la habitación en la que estaba para acabar de decidir si quería cambiarme ya que ella creía que el cambio no iba a solucionar nada.

Los días de mierda existen

Los días de mierda existen pero solo porqué si no no habría días buenos, a veces las cosas no salen como quieres, a veces te tienes que adaptar, a veces un simple ¿En que te puedo ayudar? Puede cambiar la percepción absoluta de tu día peor esto es viajar, aprender, cambiar evolucionar y vivir no bajo los estándares de perfección sino bajo los estándares humanos.

Muchas gracias

Muchas gracias por leer este artículo, espero que te anime a viajar y si tienes alguna duda escríbela en los comentarios. Te invito a que apoyes Viajando Sin Planes suscribiéndote a los podcast exclusivos de Viajando Sin Planes, tu eres la barrera que me separa de el contenido patrocinado que abunda en todas las recomendaciones viajeras, en Viajando Sin Planes somos yo y tu, como en una conversación entre viajeros.

Anima a otra gente a romper con todo !Comparte!

(2) Comentarios

  1. Holaaa gracias por tu post, en mi opinión tu día de mierda fue una explosión de lo que probablemente traías anteriormente, lo que te pasó con la habitación fue un detonante, alemenos es lo que yo percibo, quizá solo especule, pero me agrada que aún así conserves una postura de calma, y regreses al camino, esos días de mierda también se conmemoran y cuentan como una anécdota más! Ánimo y feliz viaje

    1. Will Luna dice:

      Hola Yaeni,

      Estoy de acuerdo contigo, creo que el volver a Chiang Mai pero en otro contexto al que me llevó la primera vez me provocó que yo no percibiera nada de manera positiva por miedo a ue no volviera a ser lo mismo de antes. Contando esta experiencia también quería hacer ver los que me leéis que realmente hay días buenos y malos y que lo bonito de vijar es ver como evolucionas como persona y afrontas estas situaciones. Me gusta que así lo haya entendido, muchas gracias por leer y muy buenos días!

      Saludos,

      Will Luna

      Viajando Sin Planes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *